Los Comparativos y los Superlativos

¿Cómo formamos los comparativos?

Más lento, menos inteligente, igual de simpática son formas comparativas. Estas sirven para comparar dos personas, animales o cosas entre sí.

La comparación con adjetivos y adverbios

1. De superioridad: 

2. De inferioridad:

3. De igualdad:

  • El adjetivo tiene la misma forma (singular o plural, masculino o femenino) que la persona, animal o cosa al que hace referencia.

         3.1  Otras construcciones con el comparativo de igualdad:

  • No necesitamos hacer indicar el segundo término de comparación cuando ya está claro a qué nos referimos. Mira el siguiente ejemplo:

– Claudia es muy trabajadora. – ¿Sí? Pues su hermano no es tan trabajador.

– Los andaluces son muy graciosos. – Y los manchegos son igual de graciosos.

¡OJO! 

– María es muy lista                          – Lucía es tan lista                                                                                                         – Lucía es tan lista como ella                                                                                       – Lucía es igual de lista

  • Cuando tenemos comparativos de igualdad en forma negativa, normalmente equivalen a los comparativos de inferioridad.

– En esta biblioteca no hay tantos libros como en la otra = En esta biblioteca hay menos libros que en la otra

Comparativos irregulares con adjetivos

Comparativos irregulares con adverbios

La comparación con sustantivos

La comparación con verbos

4. Comparativos de cantidad:

Expresan una cantidad superior o inferior aproximada

¿Cómo formamos los superlativos?

El más rápido, el más barato, el menos simpático, son formas superlativas. Estas sirven para comparar una persona, animal o cosa con todos los sujetos de un grupo.

1. Superlativo relativo de superioridad e inferioridad:

Expresa la idea del grado máximo en comparación con otra.

Formas Irregulares

2. Superlativo absoluto:

Expresa la idea del grado máximo sin hacer comparaciones.     

Tanto si queremos expresar cualidades positivas como negativas, para transformar un adjetivo en superlativo tenemos que añadir el sufijo -ÍSIMO.

         2.1  Adjetivos terminados en consonante: 

Simplemente tenemos que añadir la terminación -ísimo.

Ejemplo 1

Fácil – facilísimo

Veloz – velocísimo

         2.2  Adjetivos terminados en vocal: 

Simplemente sustituimos la vocal por ísimo.

Ejemplo 2

Feo – feísimo

Grande – grandísimo

*Largo – larguísimo

         2.3  Adjetivos con diptongos:

  • Para los adjetivos acabados en diptongos –ue y –uo átonos, eliminamos la última vocal.

Ejemplo 3

Tenue – tenuísimo

  •  Para los adjetivos acabados en el diptongo -io inacentuado, pierden una vocal -i.

Ejemplo 4

Amplio – amplísimo

Sucio – sucísimo

         2.4  Adjetivos con hiato -ío:

  • Para los adjetivos acabados en hiato -ío,eliminamos la vocal -o.

Ejemplo 5

Vacío – vaciísimo

Frío- friísimo

         2.5  Alteraciones en la ortografía:

  • Algunos adjetivos, al formar el superlativo, sufren alteraciones ortográficas para mantener un mismo sonido.

Ejemplo 6

rico- riquísimo

largo- larguísimo

poco – poquísimo

         2.6  Otras excepciones ortográficas:

  • Algunos adjetivos, al formar el superlativo, sufren una ligera modificación en su raíz o la cambian por completo. Aquí tienes una lista de los más frecuentes:

Deja un comentario